Historia de la Paella

  • Paella: Plato típico del Levante español y de forma especial de Valencia conocido en todo el mundo, a base de arroz con carnes, verduras y marisco como potenciales ingredientes. Su extensión a otras regiones españolas, especialmente a la zona de Levante le confiere diversas variedades sobre la base del arroz hecho en la paellera recipiente de escasa altura que permite su cocción en los términos adecuados. La paella surge en las zonas rurales de Valencia entre los siglos XV y XVI, por la necesidad de los campesinos y pastores de una comida fácil de preparar y con los ingredientes que tenían a mano en el campo. Siempre la comían por la tarde. No es conocido si la paella marinera nace al mismo tiempo que la paella en el campo, pero junto al mar existen diferentes ingredientes que permitieron que se desarrollara esta sabrosa alternativa. En sus orígenes los ingredientes de la paella eran, las aves, el conejo de campo o liebre, las verduras frescas que se tuvieran al alcance, arroz, azafrán y aceite de oliva que se mezclaban en la paella con el agua y se cocinaban lentamente a un fuego efectuado con leña de ramas de naranjos, que al mismo tiempo dan sabor y un olor característico. En el Levante español, cuentan una historia que data de la Guerra de la Independencia acerca de un general francés, una paella y una mujer que la hacía. El general francés estaba tan impresionado por la mencionada paella que hicieron un trato: por cada nuevo plato de arroz, el general liberaría a un prisionero español. La mujer puso en marcha su imaginación y una gran capacidad de improvisación y cada día le hacia una paella diferente. Cuentan que consiguió liberar a 176 prisioneros.
  • La palabra 'Paella': Muchos orígenes se le dan a la palabra 'paella'. Hay una gran cantidad de teorías de donde la palabra se originó. La primera teoría es que paella viene del latín. También, creen que 'paella' viene de la palabra árabe 'baqiyah'. Es posible que 'paella' sea una palabra árabe porque el arroz fue traído a España por los páramos en el siglo VIII. Los páramos era como se conocían a los habitantes del norte África. Otra teoría es mucho más romántica. Dicen que hay un cuento en el que un hombre preparó paella para su novia para ganar su cariño. En español, 'paella' puede ser una derivación de la frase "por ella" o "para ella". Aunque esto pueda ser sólo una bonita historia, hay alguna verdad en esta teoría. En España, cocinar es generalmente un trabajo de mujer. Sin embargo, la paella es tradicionalmente cosa de los hombres.
  • No hay una receta única: La paella es uno de esos platos que admite prácticamente cualquier ingrediente, cada maestrillo utiliza el que más le gusta y nunca hay una paella igual a otra. No existe una receta que unifique la gran variedad de posibilidades de este plato. Los campesinos utilizaban los caracoles que encontraban en el campo, la paella valenciana puede incluir también conejo, pato, pollo, carne, tomates, frijoles, pimientos, calabacín y cebollas. El azafrán fue agregado para dar el plato más sabor y la aroma. Son muchos los que las prefieren de pescados y mariscos e incluso mixtas, paellas secas, arroces caldosos, este plato admite cualquier combinación.
paella
  • 'Paella' sí, 'paellera' no: Como se dice en la Comunidad Valenciana. Porque 'paellera'' sería la mujer encargada de cocinarla y no el recipiente donde se cocina. En Valencia, a la sartén se le llama 'paella', de ahí viene el nombre del plato más famoso de la cocina española. Aunque la Real Academia Española de la Lengua admite ambas acepciones. En resumen, la paella, no es más que una sartén, normalmente realizada en acero pulido, a la que se le ha quitado el mango y en su lugar se le ha fijado dos asas para que soporte el peso del guiso. Ha de ser de un diámetro mínimo de unos 22 cm. y no muy honda, con unos bordes de 5 a 10 cm., dependiendo de su diámetro. Teóricamente cada paella está dimensionada para una cantidad de arroz, aunque las dimensiones varían mucho según el gusto o forma de elaborar las paellas de cada cocinero. Tradicionalmente la paella se comía, y se come, en el mismo recipiente en que se cocinaba. Todo para ahorrar trabajo.
  • ¿Por qué Jueves de Paella? La verdad es que conseguir la respuesta correcta es una tarea algo complicada. Se podría decir que hay tantas teorías sobre el porqué como restaurantes sirven paella el jueves. Según a quién vayas a preguntar te contará una versión u otra y todos creen estar en la posesión de la autentica respuesta. Muchos de los restaurantes consultados apuntan en que el jueves, tradicionalmente, era el día en que libraban las chicas del servicio (también llamadas chachas, sirvientas o criadas). acá dejamos varias razones Una dice que a causa de ello la noche anterior preparaban el sofrito y todo listo para la paella, para que a la hora de comer, la señora de la casa echase el arroz y en 20 minutos estaría lista para comer. La otra apunta a que las familias aprovechaban para salir a comer fuera de casa al no tener quien les hiciera la comida. Los restaurantes se esmeraban en hacer paella como plato del día como si de un domingo se tratase. Otras fuentes nos hablan de que el motivo era por la pesca: El lunes se salía a pescar, primero se distribuía por las poblaciones cercanas a la costa y hasta el jueves no llegaban hasta el interior y ese día se aprovechaba para hacer paella con el pescado recién llegado. Pero no termina de cuadrar esta respuesta ya que también es tradicional comer paella los jueves en aquellas poblaciones que son costeras y no están en el interior. También hay quien dice que el jueves los restaurantes aprovechaban para quitarse el pescado, verduras y carne de la semana haciendo la paella, debido a que el día de compra era el viernes. Y para acabar, otra de las razones que corren, pero que a nuestro juicio se trata de una leyenda urbana, es la que se refiere al dictador Franco y como le gustaba salir los jueves a comer fuera de palacio, se presentaba de improviso en cualquier restaurante y pedía siempre paella. Por eso en todos los restaurantes de Madrid servían paella los jueves por si aparecía el caudillo por sus locales. Pero como he dicho, es una leyenda urbana, muy alejada de la realidad del origen de esta apetitosa costumbre.